cateteres_hemodialisis_hemovitia

Para comenzar la terapia con hemodiálisis es necesaria una preparación que comienza varias semanas o meses antes. Para poder conectar la máquina de hemodiálisis es necesario tener acceso a su torrente sanguíneo. El acceso funciona para que una pequeña cantidad de sangre salga de su torrente sanguíneo hacia la máquina de hemodiálisis y luego regrese a tu cuerpo El acceso quirúrgico necesita tiempo para sanar antes de comenzar los tratamientos de hemodiálisis.

 

Existen tres tipos de accesos:

  • Fístula arteriovenosa.Una fístula arteriovenosa creada quirúrgicamente es una conexión entre una arteria y una vena, generalmente en el brazo que menos usas. Este es el tipo preferido de acceso debido a su eficacia y seguridad.
  • Injerto de fístula arteriovenosa.Si tus vasos sanguíneos son demasiado pequeños para una fístula arteriovenosa, el cirujano puede crear una ruta entre una arteria y una vena usando un tubo sintético flexible llamado «injerto».
  • Catéter venoso central.Si necesitas hemodiálisis de urgencia, se puede insertar un tubo plástico (catéter) en una vena larga en tu cuello o cerca de la ingle. El catéter es temporal.

 

En si bien las dos primeras opciones para tener un acceso vascular (conexión a tu circulación sanguínea) se realizan por cirujanos dentro de un quirófano, la colocación de un catéter venoso central se puede colocar en salas especializadas. En hemovitia contamos con las instalaciones necesarias y con los materiales de más alta calidad para que tu médico o alguno de los médicos de hemovitia puedan colocarle un catéter venoso central si así lo requiere.

 

Es extremadamente importante cuidar el sitio del acceso para reducir la probabilidad de una infección y otras complicaciones, por eso, en hemovitia contamos con los especialistas que te capacitaran y darán solución a sus dudas para que los riesgos de una complicación sean mínimos

 

Siga las instrucciones del equipo de atención médica acerca del cuidado del sitio de acceso.